Menú Cerrar

Venezolana Carla Forte grabó largometraje “Conejo” en solo nueve días y sin pedir prestado

La venezolana Carla Forte, directora de “Conejo”, un filme rodado en Cuba en nueve días con el que compite por el premio iberoamericano HBO, en el Miami International Film Festival, dice que hace cine “por necesidad”.

La película protagonizada por los venezolanos Malena González (“La distancia más larga” y “Muerte en Berruecos”), quien además es la productora ejecutiva, y Francisco Denis (“Narcos” y “El Libertador”), “Conejo” abrió a fines de febrero la más reciente edición del festival Big Muddy de Illinois.

Sin embargo, su verdadero debut internacional fue el 8 de marzo en el festival miamense, que se inauguró con la proyección de “The Burnt Orange Heresy”, de Guiseppe Capotondi.

El filme de Forte es uno de los más de veinte que compiten por el premio HBO al largometraje iberoamericano, dotado de 10 mil dólares, entre los que se incluye el ganador de la Concha de Oro del festival de San Sebastián 2019, el brasileño “Pacificado”, de Paxton Winter.

“Con estar aquí ya estamos ganando”, dicen Forte y González, un tándem que se repite en “Histeria”, un filme con un plano secuencia real de 1 hora y 20 minutos, rodado en un bosque cerca de Ocala, en el centro de Florida, y aún en posproducción.

Se conoció que “Conejo” es una película intimista y experimental como le gustan a Forte, quien tiene una “visión teatral” del cine, pues llegó a este arte desde el teatro y la danza, al igual que González.

¿Que transmite la trama?

Alejado del cine que retrata la crisis y los problemas sociales de Venezuela, “Conejo” cuenta la historia de un director teatral (Denis) y una actriz (González) que ensayan aislados del mundo un drama titulado “Conejo” en la que ella debe interpretar a uno de esos animales, lo que tiene un gran simbolismo, apunta Forte, porque se utilizan para experimentos científicos.

De hecho, para cuestión de personificación, también estuvieron aislados los actores del filme y el equipo técnico  durante los 10 o 12 días del “proceso creativo” previo a la filmación, que duró solo nueve días.

Sin guión, con tan solo una escaleta que describía las escenas, entre todos dieron a luz la mencionada película, segundo largometraje dirigido por Forte, que antes realizó “Anne” y el documental “The Holders”.

Como actriz, González considera un “regalo” la manera de trabajar de la directora venezolana asentada en EE.UU. hace once años.