Menú Cerrar

Diego Ricol: Pedro Ríos Reyna, músico venezolano que dio todo por el floklore tradicional

La música venezolana conmemora los 43 años del fallecimiento del tachirense Pedro Antonio Ríos Reyna, fundador de la Orquesta Sinfónica Venezuela (OSV) junto a Vicente Emilio Sojo. El 13 de febrero de 1971 falleció mientras se encontraba en Nueva York realizando gestiones para la Orquesta cuando fue arrollado por un vehículo.

Ríos Reyna fue impulsor y creador en Venezuela del Ateneo de Caracas, Orquesta de Cámara de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Orquestas Experimentales de la OSV, Coral Filarmónica de Caracas y construcción de la Concha Acústica de Bello Monte, en Caracas.

Además de toda esta experiencia, se presentó como director en diversas orquestas a lo largo de la geografía venezolana, difundiendo también de la música clásica un importante repertorio de tradicional, popular, folklórica del país como arreglos para orquesta.

Para 1930, Ríos Reyna pertenecía al grupo de músicos fundadores de la Orquesta Sinfónica Venezuela. Durante tres períodos con la orquesta, fue presidente de la institución donde realizó diversas giras por ColombiaPerúCuba y Puerto Rico. Sin embargo, su carrera como intérprete violinista, terminó debido a un accidente que perjudicó la movilidad del dedo meñique de su mano izquierda.

Un espacio para Ríos Reyna 

La sede del Teatro Teresa Carreño en homenaje a este insigne músico violinista, construyó una sala con su nombre, la “Sala Ríos Reyna”, la cual tiene el ambiente más importante y sofisticado del complejo. Dicho espacio, cuenta con una capacidad de 2.400 personas, además fue concebida como sala de usos múltiples, con volumen, acústica y capacidad variable para diversos eventos como teatro de prosa, recitales de solistas, música de cámara, conciertos, ópera, operetas, ballet clásico y cualquier otro tipo de espectáculo.

El escenario cuenta con un sistema de gatos hidráulicos, el cual moviliza tres de las cuatro plataformas y el foso de la orquesta, lo que permite la adaptación del escenario a distintos espectáculos.

La iluminación se proyecta a través de una consola central, de 960 circuitos de operaciones computarizada, conformada por dos puentes de luces, pantallas laterales de 24 reflectores, dos tormentos laterales con 24 puntos de iluminación, además de ocho torres para colocar reflectores.

Todo este espectáculo lleva con ella cajas de resonancia, un sistema de amplificación (Closter), una serie de “Nubes” o paneles acústicos, los cuales son adaptables a la emisión sonora de cada espectáculo.

Finalmente, para la década de los años 20 formó parte de la Unión Filarmónica de Caracas. Creó los ciclos de conciertos dominicales en la Biblioteca Nacional. A su vez, fue nombrado inspector de bandas militares, profesor de violín en la Escuela Superior de Música. Durante años promovió la música académica en Radiodifusora Nacional y Radio Nacional de Venezuela.

 

 

Artículos Relacionados