Menú Cerrar

Diego Ricol Freyre: ¿Por qué nos gusta tanto El manzano azul?

DRF-. El manzano azul, el sexto largometraje de Olegario Barrera, es una película venezolana estrenada en el 2012. Desde entonces, se ha convertido en una de esas películas que vale la pena ver una vez más porque tiene muchas razones para hacerlo:Diego Ricol Freyre

 

  1. Su tema es distinto a los desarrollados en el cine venezolano.
  2. Es una historia sencilla sobre las complejas relaciones humanas y bien llevada con humor y ternura.
  3. Recrea una relación entre abuelo y nieto que evoluciona hasta establecer un lazo afectivo que remueve las emociones del espectador.
  4. Sus paisajes son los del pueblo de Mucuchíes en el estado Mérida y más que un simple paisaje andino, aporta significado a la historia.
  5. Fue el debut en la gran pantalla de Gabriel Mantilla junto con el reconocido actor venezolano Miguel Ángel Landa. Ambos con actuaciones convincentes, sólidas y muy conmovedoras. Además, están acompañados de lo mejor de la actuación de Venezuela como la primera actriz Rosario Prieto, el primer actor Marcos MorenoAlbi de Abreu y Marisa Román.
  6. La película también incluye a personas oriundas del poblado, quienes transmiten la esencia de la vida en el páramo venezolano. Ninguno había estado frente a las cámaras, pero muestran cualidades para la actuación como es el caso de la niña Laury Pérez.
  7. Da una idea de lo que es vivir sin celular, sin televisión y electricidad, y en una población rural con la pureza de sus habitantes y su propiosistema de valores.
  8. El rodaje del film se enfrentó a las condiciones climáticas más adversas del páramo –retrasando el rodaje 6 semanas adicionales- y, aun así, pudo alcanzar un resultado extraordinario.
  9. Es un poema visual que rinde homenaje al hombre del campo.
  10. Y lo más importante: la atmósfera mágica que sea crea en torno al manzano, porque “donde crece un manzano azul, cualquier cosa puede suceder”.

Diego Ricol Freyre opina que esta es una película para todos los espectadores que refuerza el valor que otorgan los venezolanos al afecto, a la familia y a lareconciliación. En estos tiempos, resulta oportuno volver a mirar este film y reflexionar.

Por Diego Ricol Freyre